Birthdays time! – ¡Nuestros cumpleaños!

Lo que es el destino. Tanto Adam como yo cumplimos años en Abril con una semana de diferencia. Lo que significa que lo que sería un día de celebración, se convierte en una semana. El año pasado nos pilló de viaje juntos, y este año casados! Como mi cumpleaños caía en Martes fuimos a tomar una cerveza y dar un paseo, pero decidimos hacer algo divertido ese Sábado. Empaquetamos comida rica (y pan de verdad!) y nos fuimos al río de picnic. Tuvimos suerte y hacía un día genial, pantalones cortos y vestido por primera vez! allí nos tumbamos con…

Algunas fotos de la semana pasada – Some photos from last week

La semana pasada nos fuimos con Sarah (a quien estamos super agradecidos por las fotos) a dar una vuelta por el campo cerca de casa (aquí todo es campo) y tomarnos algunas fotos para recordar este momento y preparar la tarjeta en la que comunicábamos que nos casábamos a la familia y amigos. En la mayoría de las fotos salimos haciendo un poco el payaso, pero así es como nos lo pasamos bien y así es como somos. Fue muy difícil elegir las fotos para usar en la tarjeta, así que como había tantas que nos gustaban aquí os dejo…

Estamos Prometidos! La fiesta – We are engaged! The party

Pues sí! Comprometidos! y como nos gusta mucho una fiesta y un comer y un beber, pusimos la casa del revés y con la ayuda de todos organizamos una pequeña fiesta para los amigos y la familia. La madre de Adam me acompañó a hacer la compra, nos regaló los postres (incluida la super tarta que sale en la foto) y se levantó tempranísimo para hacer un pernil que estaba delicioso y que además estuvimos comiendo varios días después en casa. Mil gracias!! Su padre se pasó toda la mañana arreglando el jardín y preparando las cosas para los invitados…

Cómo mi vida cambió de rumbo 3 veces en un año – How my life changed completely 3 times in one year.

  Hace justo un año me lié la manta a la cabeza y de un día para otro decidí que me iba a hacer el Camino de Santiago. Hice la mochila y me subí a un bus que duró 12 horas, otro más y me metí en el primer albergue que encontré. Caminar sola pensé que me iba a aclarar todo, que volvería con mi vida resuelta. En cambio, en mitad del camino literalmente en un bosque en medio de ninguna parte mi jefa me llamó para insistir en que aceptara la oferta y me fuera a la oficina de…